Ruta por seis haciendas cafetaleras en Puerto Rico

0
11
COFFEE PLANTATION

¿Para tomar aquí o para llevar?:

Que Puerto Rico produce uno de los mejores cafés del mundo no es ninguna novedad. Debido a la riqueza de su geografía y las condiciones meteorológicas de las regiones montañosas, aquí el café crece prósperamente y ha sido un importante cultivo agrícola durante los últimos 150 años. En la década de 1880 conocida como La Época de Oro del café puertorriqueño , fue el principal producto de exportación de la isla, y su fama se extendió entre reyes e incluso el mismísimo Papa. Discover Puerto Rico propone un viaje irresistible a través del aroma a café, a fin de saborear la cultura gastronómica de la región:

Hacienda Buena Vista: una de las mejor conservadas

Lo que una vez fue un molino de café y una plantación del siglo XIX, se ha convertido en una hacienda bellamente restaurada, en pleno funcionamiento hasta el día de hoy. Esta hacienda cafetalera tradicional, ubicada en el sur de Puerto Rico, es una de las mejores representaciones de la industria centenaria. La finca es el recuerdo de los días de gloria del café puertorriqueño, aunque también produce cacao una vez al año. Se realizan visitas guiadas de viernes a domingo para conocer todos los aspectos del cultivo y procesamiento del café. La mejor época para visitar la hacienda es en otoño, durante la temporada de café, y es necesario reservar con antelación.

Hacienda Lealtad: marchando un cafecito con vistas

Escondida entre las montañas de Lares, esta es una de las haciendas cafetaleras más antiguas de Puerto Rico. Según dicen, los trabajadores formaban parte del grupo que encabezó el intento de revolución conocido como El Grito de Lares en 1868. Las visitas de lunes a viernes, de 8:00 h a 17:00 h permiten ver todas las etapas de producción, desde el secado y la clasificación del grano, hasta el almacenamiento y el tueste. Además, incluye una degustación de café y platos de comida tradicional puertorriqueña.

Hacienda San Pedro: manteniendo la tradición centenaria

Esta histórica finca familiar se encuentra en las colinas de Jayuya, hogar de una de las marcas más antiguas de café de Puerto Rico. Durante los fines de semana, se puede realizar un recorrido por las instalaciones y áreas naturales, donde se cultiva el café a mano y se elabora con el mismo cuidado artesanal de hace cuatro generaciones. Por si fuera poco, el secado del café se lleva a cabo en bombos con más de 100 años de antigüedad. La encantadora cafetería de la hacienda es el lugar perfecto para relajarse y degustar este café de sabor suave y aterciopelado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here